18 marzo 2009

Nueva sentencia francesa

(Fuente: Next-Up)

Una nueva sentencia en Francia ha devuelto la tranquilidad a unos ciudadanos que veían cómo en 20 días una operadora les iba a instalar una estación base de telefonía móvil a escasos metros de un colegio.

La sentencia tiene en cuenta que las emisiones que podría emitir la nueva instalación iban a estar por debajo de los límites establecidos en Francia (iguales a los de nuestro país), pero considera que estos límites están obsoletos, tal y como estableció el Parlamento Europeo el 4 de septiembre de 2008 (puntos 22 y 23).

Asimismo, haciendo referencia al Principio de Precaución, la sentencia estima que en el estado de incertidumbre acerca de las características técnicas del proyecto de instalación de la estación base de telefonía, teniendo en cuenta los riesgos conocidos para la salud pública en caso de exceder los niveles máximos de exposición -niveles legales que han demostrado ser especialmente laxos y ha sido denunciado como tal-, el estado de incertidumbre acerca de las garantías ofrecidas para la protección de una zona sensible como es la escuela municipal y, por último, ante la imposibilidad de establecer un emplazamiento alternativo, el principio de precaución nos obliga a prohibir la instalación de antenas de telefonía en el campanario de la iglesia de Notre Dame d'Allençon. Una prohibición que constituye una medida efectiva y proporcionada con el objetivo de evitar el riesgo de daños graves e irreversibles en el medio ambiente a un coste económicamente aceptable.

Además, estiman que está dentro de su competencia adoptar cualquier medida que prevenga un daño inminente, una definición que incluye, obviamente, el riesgo para la salud de los vecinos que viven cerca de la instalación.

1 comentario:

Arregi dijo...

Creo que ya va siendo hora de que los ciudadanos pidamos cambios en estas cuestiones a los políticos, podemos hacerlo con nuestro voto y también pidamos otro tipo de comportamiento a las empresas, podemos hacerlo ya que los móviles los usamos nosotros.

Es decir el poder está en nuestras manos.