13 noviembre 2008

Illuminatis radiofónicos

video(Audio: Punto Radio)

Desde este espacio pedimos a la locutora Almudena Cacho que trate el tema de la problemática de la telefonía móvil con un mayor rigor y respeto. Estamos cansados de que el Sr. Luis Alfonso Gámez trate de mezclar asuntos tan serios con otros tan vanales como las caras de Bélmez o conspiraciones de illuminatis narradas por el Sr. Mauricio José Schwarz (seguimos pensando que no sé qué tendrá que ver con 'la semana de la ciencia': en la UPV/EHU hay mejores divulgadores de la CIENCIA como el Dr. Raúl Ibáñez Torres).

El periodista Gámez sabrá de OVNIs, psicofonías y de J.J. Benítez, pero de telefonía móvil, por favor Almudena, sería mejor que no hablase tan a la ligera. Él, eso sí, desde una tarima o un micro de la radio, nosotros desde nuestros escasos medios. Él como forma de trabajo -y, por tanto, de ganar dinero-, nosotros perdiendo dinero, pero sin conflicto de intereses. Si su postura es la impopular, que se lo cuenten al Ayuntamiento de Getxo, que seguro les hace cambiar de opinión...

Habla de la tortilla de patatas y del agua, que en exceso pueden provocar la muerte. Habla de la luz del sol: ¿es que una exposición prolongada a ella no provoca melanomas?. ¿Y el exceso de exposición a las radiaciones no ionizantes procedentes de una antena de telefonía móvil a menos de 20 metros del domicilio durante los 365 días del año, las 24 horas del día, no hace nada?. Las declaraciones del Consejero Delegado de Telefónica Móviles, Javier Aguilera, "es un factor más por el que una persona se muere" parece que forman parte de otro conspiranóico, ya que no están en la dirección de Gámez.

Si a Gámez no le vale lo que decide el Parlamento Europeo, que regula casi todos los órdenes de nuestras vidas, le recomendamos que se vaya a vivir a otro continente. Le recordamos también que no es algo nuevo, ya que las directivas 2004/40/EC y 1999/519/EC, que regulan los límites de exposición a estas radiaciones, también hablaban de que "es absolutamente necesaria la protección de los ciudadanos de la Comunidad contra los efectos nocivos para la salud que se sabe pueden resultar de la exposición a campos electromagnéticos". Y los políticos dicen esto basándose en informes científicos, como el Informe Hyland

No hay pruebas de que sea inocuo (¡ya es un avance!) y se sigue investigando ya que, según Gámez, no hay ningún estudio en una revista científica peer reviewed que certifique que las ondas de telefonía móvil promueven y provocan alteraciones genéticas. Los dos únicos estudios existentes eran fraudulentos. ¿Seguro?. No sé si le valdrán 20 estudios que sí concluyen que pueden producir alteraciones en el ADN. Son estudios científicos con nombres de autor y enlaces a dichos estudios. No nos los estamos inventando, son pruebas razonables y científicas. Sin embargo, asegurar que sólo había dos estudios - fraudulentos -que concluyan lo mismo, creemos que es tergiversar la realidad científica y mentir, y divulgarlo en un programa de radio, engañar al público.

Un poco de pensamiento crítico, pero basado en ciencia y, sobre todo, en estudios. Un tema tan serio se merece otro trato periodístico.


1 comentario:

Anónimo dijo...

El Gamez este no es ni un científico ni un divulgador, es un creyente de un movimiento pseudoreligioso y sectario, los "escépticos", tratan a la ciencia, algo de lo cual la ciencia no tiene la culpa, como algo religioso, como una filosofía, como una ideología, cuando no es nada de esto, mezclan ciencia ficción, con ciencia real, con cosas paranormales, son como Hooligans, una verguenza, es una verguenza que Punto Radio o el diario "El Correo" o la Universidad del País Vasco, permitan que esta gente escriba en su nombre, yo solo digo una cosa, si se demuestra la relación entre enfermedades y esta tecnología, espero que tengan responsabilidad, a poder ser en un tribunal.