23 marzo 2010

Entrevista con Andrew Marino

(Fuente: Institute for Inquiry y Andrew A. Marino)

Rescatamos una interesante entrevista de 2007 al Catedrático e investigador en Biofísica Andrew Marino. Este investigador ya alertaba a comienzos del nuevo siglo que vivir cerca de estaciones base de telefonía móvil suponía un riesgo.

En dicha entrevista, Marino es bastante crítico con la situación actual de muchos científicos, que sólo utilizan la "ciencia" para adquirir ventajas sobre otras personas y hace así que un reducido grupo de personas ganen más dinero. Como ha sucedido con las empresas eléctricas, que han utilizado la "ciencia" contra los que vivían cerca de sus instalaciones. Al propio Marino le ha tocado como experto alertar en que no eran unas infraestructuras tan inocuas como pretendían "vender" las empresas.

Postura que sucede con cualquier aparato emisor de campos electromagnéticos (CEM), que están siendo apoyados por la industria de la telefonía móvil, los militares, las compañías de dispositivos inalámbricos, las eléctricas, etc. Siempre con el mismo guión:
  1. La exposición a CEM se asocia con cierto riesgo;
  2. los vendedores de dispositivos que producen CEM están interesados en la publicación de estudios científicos que los exonere de su contaminación de CEM; y
  3. la población expuesta a los CEM no se da cuenta de su exposición, apenas es consciente de ello, o se les asegura que todo es seguro, basándose en las anteriores representaciones engañosas de la ciencia.
Por otra parte, el Catedrático Marino se pregunta por qué nadie estudia las causas del cáncer: se da por sentado que el tabaco, los genes y el sobrepeso. Pero no se estudian posibles causas, mecanismos o medicinas para evitarlo: les interesa que haya gente que necesite un tratamiento para su cáncer, que generará un importante flujo económico a las empresas sanitarias, farmaceúticas,... y ¡para pagar sus siguientes investigaciones!

Según Marino, la historia de la ciencia de los CEM ha estado dominada principalmente por físicos e ingenieros, y han aplicado un modelo equivocado. La razón por la que los CEM se han convertido en una controversia es que, los resultados inconsistentes de un experimento a otro fueron interpretados, utilizando el modelo de la física, como contradictorios. Sin embargo, la contradicción en biología es una prueba. La certeza en la biología es imposible.

Finalmente, indicar que Andrew A. Marino Ahora tiene documentos que demuestran, más allá de toda duda razonable, que los campos electromagnéticos afectan el cuerpo humano. Y que la capacidad del cuerpo para detectar la exposición a los CEM es prácticamente del 100%.