16 junio 2008

Móviles: prohibir a los niños por riesgo de cáncer

(Fuente Imagen: TSLScotland; fuentes: EFE, AFP, La Vanguardia y JDD)

20 científicos internacionales realizaron este domingo, en el periódico francés Journal du Dimanche, un comunicado alertando de los peligros del teléfono móvil, en particular para los niños menores de 12 años.

El comunicado, publicado y coordinado por David Servan-Schreiber, doctorado en neurociencia cognitiva y profesor de psiquiatría en la universidad de Pittsburgh, plantea diez recomendaciones para ser cautos. "Incluso sin pruebas definitivas, hay que explicar a la gente que el uso de los teléfonos móviles no es inocuo y que existen formas de protegerse", argumentó.

Entre ellas, según los firmantes del comunicado, hay que evitar que niños menores de 12 años utilicen el teléfono móvil, salvo en casos de urgencia, pues aún no se conoce del todo el peligro que pueden implican los campos electromagnéticos.

Además, hay que procurar mantener el teléfono móvil a más de un metro del cuerpo cuando se está hablando, utilizando el modo altavoz o el “kit” manos libres. También recomiendan evitar llevar un móvil cerca del cuerpo y, si no, mantener la parte de la antena orientada hacia el exterior; acercar el aparato al oído sólo una vez establecida la comunicación; limitar al máximo la duración de la llamada; evitar las llamadas cuando la señal es débil (en túneles o ascensores) y recomiendan también enviar mensaje SMS antes que realizar llamadas directas, pues los SMS limitan el tiempo de exposición.

Según el periódico francés, “los científicos están de acuerdo en dos cosas: no hay pruebas formales de la nocividad de los móviles, pero existe el riesgo de que favorezca la aparición de tumores en caso de exposición prolongada”. Desde hace años, numerosos expertos en todo el mundo advierten del peligro de un uso no controlado de los móviles por los niños, dado que su sistema nervioso está aún en fase de desarrollo y, por tanto, puede ser más sensibles a las radiaciones que emiten los móviles.

Estamos en la misma situación que hace 50 años, frente al amianto y el tabaco, y debemos escoger entre no hacer nada, aceptando el riesgo que ello implica, o asumimos que hay un abanico de argumentos científicos preocupantes”, señala Thierry Bouillet, oncólogo del Hospital Avicenne de Bobigny, en las proximidades de París.

La comunidad científica está a la espera del resultado de la investigación Interphone, primer estudio epidemiológico de envergadura, realizado en siete países. La parte francesa del estudio, ya terminó y concluye que “hay una tendencia general de un aumento del riesgo” de tumores cancerosos.

Entre los firmantes principales figuran el doctor Bernard Asselain, jefe del servicio de bioestadística del cáncer en el Instituto Curie; el profesor Franco Berrino, director del departamento de medicina preventiva y predictiva del Instituto Nacional del Cáncer de Milán; el doctor Thierry Bouillet, oncólogo y director del Instituto de Radioterapia del Hospital Bobigny; el ingeniero Jacques Marilleau, físico que trabajó en la Comisión francesa de la Energía Atómica y en el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) francés; o Joel de Rosnay, doctor en ciencias.

1 comentario:

Leire dijo...

¿E Imanol Landa, qué piensa de todo esto? o mejor, ¿Piensa Imanol Landa?.