03 julio 2007

¿Sabios, necios o tienen alguna relación con la Industria?

Ayer hubo una conferencia en la Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao. El título fue 'Antenas y salud: verdades y mentiras'. Fue una pena no haber podido ir, pero el resumen aparecido hoy en prensa (Fuente: El Correo Digital) y otra entrevista que hemos encontrado (Fuente: Gara) no tienen desperdicio alguno.

Según el reconocido catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la UPV/EHU, director de la Unidad de Biofísica de la UPV/EHU y el CSIC y premio Euskadi de Investigación 2002, Félix Goñi, "el riesgo de las antenas para la salud es cero o lo más parecido a cero.[...] No hay ningún estudio publicado en una revista científica en el que se haya demostrado algún efecto nocivo. Si lo hubiera, sería de premio Nobel." El físico y catedrático de Comunicaciones Ópticas de la UPV/EHU, Joseba Zubía, apoya la tesis de F. Goñi, argumentando que "Las ondas de telefonía no causan enfermedades, más allá de las psicosomáticas. Esto no es cuestión de fe ni de opinión. Es así y punto. Igual que dos más dos suman cuatro."

Creemos que los científicos, al menos, deben de ser prudentes en sus observaciones, sobre todo cuando no hay una unanimidad científica acerca de los efectos sobre la salud que pueden producir las ondas electromagnéticas que genera la telefonía móvil. Pero tanta contundencia y asertividad en sus declaraciones sólo pueden ser, como decía un ilustre investigador, de sabios, necios o es que tienen alguna relación con la Industria de la telefonía móvil.

Recordar, que el Diario Oficial de las Comunidades Europeas ya citaba el 12 de julio de 1999, en el punto 4, que "es absolutamente necesaria la protección de los ciudadanos de la Comunidad contra los efectos nocivos para la salud que se sabe pueden resultar de la exposición a campos electromagnéticos".

Existen científicos que no están tan seguros de los argumentos tan rotundos de Félix Goñi y de Joseba Zubía. Podemos encontrar un un diagrama de los mecanismos vinculados a la exposición de los campos electromagnéticos (CEM o EMF) y cómo afectan a nuestra salud. Dicho documento ha sido elaborado por el Dr. Richard Gautier, miembro del Comité Científico Francés de Campos Electromagnéticos, (comité al que peteneció Roger Santini). La Autoridad Nacional para la Seguridad Nuclear y Radiación de Helsinki, Finlandia, ya emitió otro diagrama que presentamos en portada.

Podemos encontrar estudios epidemiológicos en la bases de datos de la Organización Mundial de la Salud, la OMS, que alertan, en su mayoría, de los posibles efectos sobre la salud. La propia Dra.Van Deventer, que está a cargo del proyecto de EMF para la OMS, también nos asegura que radiaciones no están exentas de riesgo (- muy distinto a asegurar que son inocuas-).

Por si fuera poco, un estudio de las Universidades de Basilea (Suiza), Universidad de Berna (Suiza) y de la Universidad de Bristol (Reino Unido), en el que hacen un repaso a todos los estudios relacionados con los campos electromagnéticos (CEM) y la salud que concluye que el 68% de los estudios, entre 1995 y 2005, establecen que la exposición a los CEM sí afecta a la salud de los seres humanos.

Finalmente indicar, por si no les parece suficiente un pequeño listado de estudios de los riesgos de los CEM, o bien una reciente carta de Pedro Belmonte, que existe un posicionamiento de otros científicos contrario a la tesis de Félix Goñi y Joseba Zubía, que está basado en la investigación, y que no tienen nada de psicosomático. Que pregunten los años que llevan otros colegas suyos estatales alertando a las autoridades de que hay evidencias científicas de la peligrosidad de las antenas para la salud humana. Se lo puede preguntar, entre otros, al doctor Darío Acuña Castroviejo - catedrático de Fisiología de la Universidad de Granada, a Alfonso Balmori Martínez - miembro del Cuerpo Facultativo Superior de Biólogos de la Junta de Castilla y León, al profesor José Luis Bardasano -Director del Departamento de Especialidades Médicas de la madrileña Universidad de Alcalá de Henares, al doctor Ceferino Maestu - profesor de la Facultad de Medicina de Alcalá de Henares y miembro de Sociedad Europea de Bioelectromagnetismo, al doctor Claudio Gómez-Perretta - Médico-Jefe de Sección del Hospital de La Fe de Valencia y miembro de la Sociedad Europea de Bioelectromagnetismo o EBEA, o al doctor Emilo Mayayo - del Servicio de Patología del Hospital Universitario Juan XXIII de Tarragona y profesor de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad Rovira y Virgili. Algo acerca de Física de radiaciones, de Física cuántica y de la constante de Planck imaginamos que ya saben todos estos expertos y, aún así, insisten en alertar de los posibles riesgos de los CEM sobre nuestra salud.

Creemos, por tanto, que el peligro de las antenas no es sólo que nos puedan caer encima, sino que las exposiciones diarias pueden afectar a nuestra salud. Y nos basamos en estudios de científicos, no en opiniones, en la fe o "en falsas ideas o prejuicios".

13 comentarios:

ornitorrinco enmascarado dijo...

Sería fácil demostrar que son necios o corruptos, como sugieres: Encuentra un estudio publicado en una revista científica en el que se haya demostrado algún efecto nocivo.

Porque, claro, hay que leer la letra pequeña. El estudio de las Universidades de Basilea, Berna y Bristol dice, como muy bien citas:

The majority (68%) of the studies assessed here reported biological
effects


El problema es que el siguiente parrafo aclara:

At present it is unclear whether these biological effects translate into relevant
health hazards
.

¿Quién hace trampas ahora?

Manolo_elmas dijo...

Creo que no hace falta ser un lince para entender que la inocuidad o no de las ondas electromagnéticas está en relación directa con su intensidad y tiempo de exposición.
Le recuerdo al autor del blog que el mismo ordenador desde el que escribe, o desde el mismo teléfono móvil que seguro tiene a mano (y que se coloca cuando habla a escasos milímetros del cerebro), o del mismo microondas en el que se descongela el pan, manan radiaciones electromagnéticas que no son, atendiendo a los criterios antedichos, nocivas. Y está dicho hasta la saciedad que las radiaciones provinientes de las antenas de telefonía:
1. No tienen suficiente potencia para causar daños.
2. No superan los límites generalmente admitidos por la comunidad científica como seguros.
¿Está usted diciendo que una exposición prolongada y directa a una fuente de alta radiación es nociva para la salud? Creo que nadie lo negaría.

ANTENA NO! dijo...

Antes de nada, gracias por los comentarios.

Vamos por partes. Publicaciones en las que se hayan mostrado efectos nocivos. Insistimos que hay publicaciones para todos los gustos: podemos encontrar estudios que dicen que sí afectan a la salud y las que lo niegan. Esta INCERTIDUMBRE científica es la que nos obliga a pedir que se aplique el principio de precaución.
Por ejemplo, Hardell et al. (Further aspects on cellular and cordless telephones and brain tumours. Int J Oncol. 2003;22:399-407.) analizó, entre el 1 de enero de 1997 y el 30 de junio de 2000, a 1.617 pacientes de 20 a 80 años . Obtuvo como resultado un riesgo relativo de 1,8 para el astrocitoma cerebral homolateral y de 4,4 para el neurinoma del acústico. En cambio, Hansson et al.(Mobile telephones and cancer: is there really no evidence of an association? Int J Mol Med. 2003;12:67-72.), en una revisión realizada sobre asociación entre telefonía móvil y tumor cerebral, no encontró un incremento de riesgo.

Un informe reciente de la oficina federal suiza de medioambiente establece las evidencias que hay de efectos sobre la salud: desde las descartadas hasta las evidencias basadas en datos consistentes. Página 5 de http://www.bafu.admin.ch/php/modules/shop/files/pdf/php3OI5eC.pdf

El Comité Científico Europeo de los riesgos sanitarios emergentes y recientemente identificados (SCENIHR), en el documento de julio de 2006 acerca de los posibles efectos de los campos electromagnéticos sobre la salud humana (http://ec.europa.eu/health/ph_risk/committees/04_scenihr/docs/scenihr_o_006.pdf), comentaba la falta de datos para estudios a medio/largo plazo. Insistía también en la necesidad de seguir realizando estudios y ratificaba a incertidumbre científica. Ejemplos de que sí afectan a la salud podemos encontrar en la página 41: puede provocar neurinomas acústicos a los usuarios de móvil de más de 10 años. Página 37 y 43: ratifica que es un posible carcinógeno ya que puede causar leucemia infantil (la telefonía móvil, además de microondas, utiliza ELF de 2 Hz, 8.34 Hz, de 30 Hz a 40 Hz, y de 217 Hz). En las páginas 33 y 34 muestran cómo se algunas células bajo radiaciones intermitentes de CEM sufrían roturas en las cadenas de ADN o bien podían liberar radicales libre que afectan al mecanismo homeostático.

Podemos seguir con los estudios epidemiológicos que se encuentran en las bases de datos de la OMS (http://antenano.getxo.googlepages.com/OMS_epidemiologia.pdf). Existe la misma disparidad en los resultados científicos.

Lo que no se puede negar con tanta rotundidad es que no existan efectos biológicos. Creemos que la inocuidad no encuentra unanimidad en la comunidad científica. Recordemos los manifiestos de Salzburgo 2000, Roccaraso 2000, Alcalá de Henares 2002, Catania 2002, Friburgo 2002 o Benevento 2006.

En cuanto al segundo comentario, quisiera añadir dos variables más, además de las que cita: la frecuencia y la distancia a la fuente emisora. Si no me equivoco, la densidad de campo es inversamente proporcional a la distancia, algo que afecta mucho más que la potencia. En cuanto a la frecuencia, ya lo he comentado antes: se emiten frecuencias ELF que son posibles agentes carcinógenos.

En cuanto a los niveles seguros: éstos están establecidos por un organismo privado, el ICNIRP, que, además establece estos niveles para exposiciones de 6 minutos. Sí, 6 minutos. Y si parte de la comunidad científica los asume como seguros, ¿por qué Italia, China, Rusia, Suiza o los Ayuntamientos de París o de Bruselas han adoptado unos niveles sensiblemente inferiores?. ¿Por qué no se utilizan niveles ALARA (as low as reasonably achievable)?. Los niveles están muy por encima de lo que realmente necesita la telefonía móvil. Por eso cumplen casi siempre la legalidad. Por cierto, lo legal no significa inocuidad (véase caso del tabaco o del amianto).

Finalmente, indicar que una exposición prolongada y directa a campos electromagnéticos producidos por la telefonía móvil creemos que puede resultar nociva para la salud. Y esto lo dice de forma más contundente Javier Aguilera, Consejero Delegado de Telefónica Móviles, S.A. (http://youtube.com/watch?v=oImeber4BFE)

Utilizar un móvil, un ordenador, un microondas (que tiene blindaje) o fumar es una opción personal. Y lo enciendes/apagas cuando quieres. Una antena no. Y encima no se puede apagar...

Por cierto, nuestro labor es gratuita, cuestión que no se puede decir de los que defienden la inocuidad. Sabemos que nos enfrentamos a un gran negocio que mueve MUCHO DINERO.

Anónimo dijo...

HOYGAN! que yo defiendo la inocuidad y no cobro nada. Me pregunto, y espero que tenga la respuesta, donde tengo que apuntarme para que me paguen.

ANTENA NO! dijo...

Rectificación. Las generalizaciones no son justas... MUCHOS de los que defienden la inocuidad tienen mucho más fácil el acceso a que financien su trabajo.

Podemos ver como el estudio danés de finales de 2006 estuvo "viajando" previamente por diferentes instituciones para ver quién podía financiarles, y orientar los resultados en función de lo que el benefactor quisiese: http://antenano.blogspot.com/2006/12/estudio-dans-quiere-tranquilizarnos-la.html

Desde aquí, al menos, felicitar a los que defienden la inocuidad de forma gratuita.

Ambos planteamientos estamos obligados a llegar finalmente a un acuerdo, por lo que, cuanto menos implicado de por medio esté "Don Dinero", mejor que mejor.

Sarakusta dijo...

Hay una cosa que se me escapa, -soy un poco corto- ¿Por que no mueren a mansalva las mascotas en Guetxo, o en Madrid? En caso de ser perjudiciales pra la salud, pruebese el método de los mineros antes de que se generalizara la lámpara de Davy: a saber: ruiseñor enjaulado al lado de una antena. (Ya se sabe, la teoria esta muy bién, pero el experimento tiene la íltima palabra)...
Pero, claro, que si los pajaritos siguen tan frescos, ustedes se quedarian sin un solo argumento... En fin.

Un saludo y no me peguen en la cabeza que estoy estudiando.

Anónimo dijo...

Te equivocas Sarakusta, las mascotas mueren a mansalva tanto en Madrid, Getxo o Tokio, la cuestión sería ver si hay causa efecto, si mueren por eso o por otra cosa, pero morir mueren, simplemente te diré lo que me dijo mi amigo el camarero cuando le quisieron poner una antena, dijo, "yo antes de que me pongan una antena, quiero que me enseñen un estudio de que han tenido una cabra atada 10-15 años al poste de una antena y a la cabra no le ha pasado nada, ¿no hay estudio?, pues no hay antena", el problema es ese, que no hay estudio previo, respecto a poner animales a ver que pasa, absurdo, ¿para que vas a poner animalitos, si antes no lo has hecho, cuando no vas a parar las antenas y estas están radiando a humanos?, ¡ahí tienes el estudio, Saraskuta!, ¡estudio sobre humanos!, no me negarás que científicamente hablando no es el mas preciso, estilo nazi, si no hace daño bien, pero si lo hace, no ha sido nadie, hemos sido todos, vete a saber quien ha sido y las víctimas que se jodan, no tienen derechos salvo para pagar impuestos, ¡viva el progreso!, lo de la cabra y el pajarito, hay que hacerlo antes de desarrollar la tecnología, bastante antes.

Anónimo dijo...

Lo que hay que oír. NO HAY INCERTIDUMBRE científica en este campo. Lo de las ondas electromagnétcias tiene tanta incertidumbre como el hecho de si pasó o no el Holocausto nazi... También hay quien lo niega... O la teoría del Creacionismo... Siempre lo mismo: que si Salzburgo, que si REFLEX, que si Hyland... No hay más, el 99,99999 de la comunidad científica dice que siempre que se respeten los límites ICNIRP no hay ningún problema. ... Pero claro, decir que hay dudas, y sacar lo del amianto, y lo del tabaco... es tirado. Y de eso vive alguna gente, engañando a la gente de buena voluntad... como con las pegatinas de Bardasano y cía... Por no hablar de los abogados (pocos) que viven de esto...

ANTENA NO! dijo...

@ Anónimo
Si puede decirme de dónde saca ese 99,99999% le estaría agradecido. El mayor estudio hasta la fecha financiado por la IARC (el proyecto INTERPHONE) sigue sin sacar unas conclusiones finales. Si hubiese la certidumbre que expone, dichos resultados finales hubiesen sido publicados hace más de 4 años.
El Dr. David Carpenter, director del Instituto para la Salud y el Medio Ambiente de la Universidad en Albany, solicita a los organismos gubernamentales que actualicen e impongan nuevas normas de exposición, "ya que las actuales no sirven para la protección de la salud humana".
Lea los estudios de Hardell, la resolución de Londres (2007), la declaración de Ronald B. Herberman (ex-presidente de la Asociación contra el Cáncer de EEUU) que dió el 25 de septiembre de 2008 ante el Congreso de los EEUU, la alerta del catedrático Yury Grigoriev -del Comité Nacional Ruso para la Protección de Radiaciones No Ionizantes- (4 de marzo de 2009) o la declaración de París (23 de marzo de 2009).
Todos vienen a alertar de que sí existen riesgos para la salud por debajo de los niveles de radiaciones no ionizantes de CEM permitidos en la mayoría de los países (establecidos por la ICNIRP).
Y no creo que a estos científicos pueda acusarlos de querer vender pegatinas o algún otro argumento descalificatorio...
Un dato. Allá en el 2006, a nosotros nos salía un porcentanje algo inferior acerca de los estudios que manejaba la OMS que indicaban que estas emisiones eran "inocuas" frente a los que concluían con efectos adversos para la salud. Y se lo decimos con listado de estudios: http://antenano.getxo.googlepages.com/OMS_epidemiologia.pdf
Un saludo

Anónimo dijo...

Bien... seguro que lleváis una PowerBalance en la muñeca... pensáis que la homeopatía es una terapia válida y que los imanes de la nevera son peligrosos...

La ciencia demuestra que las antenas no son peligrosas para la salud... y citar un Boletín de 1999 es cuanto menos de puro ignorante. Los teléfonos, los terminales tienen efectos, pero en condiciones extremas muy alejadas de las condiciones normales... y el efecto que sí está demostrado es el psicosomático... existen estudios en los que se instala una antena de mentira y al poco tiempo comienzan a aparecer cientos de enfermos alrededor... con síntomas típicos de estrés... además se ha demostrado CIENTÍFICAMENTE que la educación y el conocimiento mediante campañas informativas, reduce los síntomas y los enfermos alrededor de las antenas... Cada cual que piense lo que quiera.

No contestaré, no volveré a este blog lleno de mentiras, alarmismos e ignorancia.

Sugiero que leáis este y os dejéis de conspiraciones:http://w3.iec.csic.es/textos/Campos%20Electromagn%C3%A9ticos%20y%20Salud.doc

ANTENA NO! dijo...

Para anónimo anterior,

Indicarle que falla en sus apreciaciones orgonitas. Seguidamente, indicarle que la ciencia no demuestra que las antenas no son peligrosas para la salud: la propia OMS contestó, a carta remitida el 9 de octubre de 2006, diciendo que no puede demostrar tal cosa, que están exentas de riesgo.

Por otra parte, el Diario Oficial de las Comunidades Europeas de 1999, es un documento oficial. Te recuerdo que los límites de exposición permitidos están basados en una propuesta de la ICNIRP de 1998... En cualquier caso, la entrada del blog era de 2007 y no teníamos algo más reciente como la resolución del Parlamento Europeo de 4 de septiembre de 2008 (punto 21).
Y si el NCBI o PubMed lo encuentras como una conspiración, pues no podemos ofrecerte otras fuentes de estudios científicos, que son las que utilizamos.

Anónimo dijo...

Veo bien que alguien pida pruebas, pero cuando se las dan y las niega, como los estudios que aquí aportais y habla de conspiraciones, o estoy ante un adolescente o ante un pirado o friki y si esos frikis son una especie de grupo internacional, que le vamos a hacer mas basura para el mundo, a ver si es verdad que no vuelve a entrar, que para lo que ha dicho... y si entra a ver si tiene narices de ir comentando los estudios publicados en revistas científicas de Pub med que presentais y vocifera menos, ¿ciencia?, bien a ver..., comenta esos estudios que según algunos no existen y di en que están mal, ese es el debate científico, ¿no?, joder pues vaya científico, si, si, que si, que muy bien, que tienes razón, sigue hablando de pulseras, ovnis, conspiraciones, creacionismo, star trek, el señor de los anillos y demás, esa es la base de tu discurso y no comentar esos estudios, por que eres incapaz, vaya científico..., esto me recuerda a ciertos movimientos internacionales que se dedican a hacer negocio cerca de la ciencia sin serlo y engañando a pobres niñatos que necesitan firmes verdades en sus vidas, para vender sus libritos que no son de ciencia pero se trasvisten de la misma, que quieres que te diga, soy escéptico ante esta gente que anda diciendo que va a salvar al mundo y a la ciencia, sin pertenecer a la ciencia y viviendo de ello, infantilidades o delirios, un sociólogo y un psiquiatra les vendría bien con tales planteamientos, ya conocemos lo que aportas, como al CCARS o los cambios de opinión del señor Úbeda de los que tu no tienes ni idéa (se crerá que ha descubierto América), a ver como valoras tu los estudios de Pub Med que aportamos, di en que están mal, venga a ver si eres capaz..., hablas por otros de cosas que no entiendes, vaya planteamiento, dedícate a hablar de ovnis, lago Ness y otras infantilidades y deja las ciencias a adultos y profesionales, tu debate es ese los marcianitos, sino a ver como discutes los estudios de Pub Med, venga..., ¿no hablas de ciencia?, pues a ver como lo haces..., sino dedícate a infantilidades, has dicho que no vas a volver, para lo dicho no debiste ni de venir, a ver si cumples, si tienes algún problema con los estudios, escribe a esas revistas científicas que han publicado y a los científicos que hicieron el estudio, si seguro, hazlo, vas dado y de paso les hablas del creacionismo y del yeti, vaya nivel, con eso como mucho te veo discutiendo sobre las recetas de Argiñano, es tu sitio, ¿o es que va a ser entre científicos?, si venga ya menos lobos.

Anónimo dijo...

Muy bién para el que dice que los escriben este blog creen en homeopatía, pulseras, etc, ¿alguna vez se ha dicho algo de esto en este blog?, ¿se ha vendido algo de eso o se ha hecho publicidad de ello?, ¿hay alguna prueba que demuestre que la gente de este blog comercie con esas cosas o les haga publicidad o crea en ellas?, no, pues entonces estamos ante un charlatán, vaya CIENTÍFICO que se limita a comentar sus intuiciones como prueba, el enlace que presentas no se ha publicado en ninguna revista científica internacional, a diferencia de muchos estudios que aquí si se aportan y el que ha hecho ese enlace es una asociación privada, no un organismo público, ni siquiera es un estudio con conclusiones, vaya aporte zanjador de cuestiones ... .

Este tipo de historias las están llevando adelante una serie de periodistas (muchos sin ninguna titulación universitaria conocida), que así se están forrando, ese es el problema y es comprobable que no tienen titulación universitaria, que están ganando mucho dinero con lo que se han montado (sino a ver que hacían) y también es comprobable que en este blog no se vende nada, ni se publicita (lo que quieran creer algunos, está bien, cada uno puede tener su religión si quiere tenerla, pero es eso, su creencia y sino que demuestre), aunque hablando de ganar dinero pareces olvidarte de la pasta que ganan las compañías eléctricas y las operadoras, ese si que es el grandísimo negocio de todo esto.