11 marzo 2008

Temporal de las operadoras

(Fuente imagen: Ernesto Díaz)

Emilie Perkins van Deventer, ingeniera eléctrica, responsable de la Organización Mundial de la Salud para radiaciones y salud medioambiental, comentó tras una conferencia, fuera de micrófono, que "las operadoras de telefonía móvil no están interesadas en tu salud, sino en explotar sus redes de telecomunicaciones".

En el año 2004, el informe del Comité Nacional Británico de Protección Radiológica (NRPB), concluyó que, aunque "en la actualidad no hay pruebas concluyentes que demuestren que la telefonía móvil afecta de forma negativa a la salud de la población, aún continúa la incertidumbre científica, por lo que se recomienda se aplique un enfoque de precaución hasta que la situación se aclare".

Bien, pues la tecnología sigue avanzando y la incertidumbre científica, lejos de disiparse, sigue presente. Pero las operadoras no frenan en su expansión de cobertura infinita. Se acerca el sistema 4G y necesitan más densidad de antenas. La disculpa de que es mejor muchas antenas de menor potencia, les viene muy bien. No quieren saber nada de alejar antenas de los domicilios (ni de la incertidumbre). Ahora esgrimen motivos sanitarios (?¿?¿). Lo necesitan para los nuevos servicios de telefonía. Eso sí, la incertidumbre científica se niega o se olvida: como las recomendaciones sobre zonas sensibles del RD 1066/2001.

Lo último de las operadoras es todo un temporal para las recomendaciones de la Agencia Europea de Medio Ambiente, que también pide que se aplique el principio de precaución. Resulta que las más de 60.000 antenas instaladas por todo el país son insuficientes para las operadoras. Dicen que ahora necesitan ¡¡180.000 antenas!!. [Eso sí, también se quejan porque los Ayuntamientos quieren una parte del jugoso pastel del negocio y les quieren aplicar una nueva tasa].

Como saben lo difícil que se lo va a poner la población, empieza su movimiento de fichas en el tablero de los grupos de presión. Ahora, ya que desde 2004 no existe su preciado "Comité de Expertos del Ministerio de Sanidad", quieren crear una "Agencia Científica del Ministerio de Sanidad". Dicen que para despejar dudas...

Lo que no dudamos es que a esa "Agencia Científica" se apuntarán ilustres como Vargas , Represa, Hernando, Úbeda... ¿Dejarán entrar a científicos independientes?.

3 comentarios:

Eva dijo...

Hola:

- Me llamo Eva y soy estudiante de 4º de medicina, mi padre es ingeniero industrial, aunque por su trabajo sabe bastante de telecomunicaciones, también tiene amigos que trabajan para empresas de telecomunicaciones y no tenemos para nada claro que la exposición continuada a cualquier elemento físico, químico o biológico, sea al bueno o inocuo, sería algo acientífico, sería el único elemento neutro de la creación, cualquier cosa es mala según la dosis y eso te lo puede decir cualquier estudiante de primero de medicina o biología o cualquier persona con sentido común, no son necesarios estudios para saberlo, es algo ya sabido, de lo que las ondas, como cualquier otra cosa, no se libran, además si te interesas por este tema, ves que hay discusión científica, nada de unanimidad, me resulta curioso cuando dicen que que hay necesidad de mas antenas, para que el móvil emita menos, cuando oficialmente, la emisión del móvil no hace ningún daño, eso es algo extraño, lo mas lógico sería decirle a la gente que tenga cuidado con su uso, pero claro esto va contra las ansias/prisas de unos cuanto de hacerse multimillonarios, no nos engañemos el móvil no se usa en la mayoría de los casos para transmitir arte, ciencia, para cuando lo necesitas en un apuro, etc, no lo utilizan como locos adolescentes a los que no se les ha explicado nada sobre su uso, para bajarse politonos-sonitonos idiotas, consumo puro y del malo, desde luego lo que si es cierto es que la gente que vive en casas cercanas a antenas, tendría que tener derecho a que se estudiara su situación, a unas distancias mínimas de las antenas a sus domicilios, a que no entrara radiación en su casa o fuese mínima, lo que no se puede hacer es para que el móvil emita menos, trasladar el problema a las casas de ciertas personas que ya vivían ahí y cada día tienen mas radiación en sus casas, radiación que puede ser legal, pero que cada día es mas y permanente, pues añaden cosas a las antenas y que no es claro científicamente que aunque sea legal, sea inocua, finalmente decir que sobre células y enfermedades, solo saben los médicos y los biólogos, nunca los ingenieros o físicos, estos no saben nada y sobre células y ondas, los médicos y biólogos que estudian esas especialidades y no otros "señores". Gracias.

Eva dijo...

Ah! se me olvidaba, espero que no se cree un comité de "expertos" dudoso, cercano al ministerio de sanidad o si se crea, sea con gente crítica e independiente o al menos con científicos que representen a todas las opiniones, lo contrario sería un escándalo, si podeis, escribir al ministerio con todos los apoyos que podais recabar, incluso de científicos, para impedirlo, pero si lo hacen serán responsables. Gracias.

ANTENA NO! dijo...

Eva,

Tan sólo agradecer tu comentario. Encaja perfectamente en lo que tratamos de transmitir a los políticos que nos gobiernan. Ellos se amparan en que todo es legal (aunque ya les hemos demostrado que hay instalaciones clandestinas y que lo legal no significa inocuidad) y que, por tanto, seguirán abriendo la puerta a las operadoras. Los ciudadanos no les importamos. Dónde pongan las antenas las operadoras, aún menos. Estamos avisando que las exposiciones permanentes, radiar a los niños, poner antenas cerca de donde duermen personas, etc. puede tener efectos a medio plazo sobre la salud de los vecinos. Nos han pedido pruebas científicas y les hemos entregado estudios. Pero ellos en su misma línea. No hay voluntad política.
Tanto la ubicación de las antenas, como la planificación y regulación del sector, así como una política basada en la prevención son más que necesarias en estos tiempos.
Si los políticos quieren ir al son de las operadoras y para ello necesitan refugiarse en una "legalidad", poniéndola siempre por delante de las personas, creemos que van mal.
Desde luego, no pueden convencer a todo el mundo diciendo que no pasa nada, y que en los comités científicos hay unanimidad de que no producen efectos negativos sobre la salud.
Sólo pedimos que, por precaución, eviten a los ciudadanos una exposición permanente proveniente de estaciones base de telefonía móvil, instaladas a escasos metros de donde viven y duermen.