10 febrero 2008

Jornada de difusión en Donosti

ANTENARIK EZ, que ya ha promovido la recogida de 20.000 firmas, es un colectivo ciudadano, constituido con el objetivo de promover un cambio en la normativa municipal en materia de distancias de seguridad de las antenas de telefonía móvil en las viviendas de Donostia.

Es por ello por lo que están buscando los apoyos necesarios para solicitar al Ayuntamiento de Donostia el alejamiento de dichas antenas a zonas exteriores al núcleo urbano y poblado de Donostia. Entre las medidas de sensibilización en torno a dicho proyecto, han organizado una Conferencia el próximo día 12 de febrero a las 19:00, en el KOLDO MITXELENA Kulturunea - Biblioteca (Urdaneta, 9 . 20006 Donostia-San Sebastián). En ella, intervendrán:
  • Joseba GIRBAU, Ingeniero Técnico Industrial.
  • Rosa SAEZ, Donostiarra afectada.
  • Carmelo SANTAOLAYA, Portavoz de afectados por la telefonía móvil de Navarra.

Frente a la actitud de las operadoras, consideran necesario establecer unas distancias de seguridad, ya que creen que el actual marco legal no protege adecuadamente sus viviendas, por lo que invitan a todas las personas sensibles con esta problemática a este evento, y poder así transmitirles de primera mano el objeto de su trabajo.

Para cualquier consulta, ANTENARIK EZ ha habilitado un correo electrónico en el que contestarán a todas las cuestiones que se les planteen: antenarikez@gmail.com

La conferencia se podrá seguir en directo por Internet: http://www.gipuzkoakultura2.net/kmk-zuzenean.php

5 comentarios:

Gaspar dijo...

Hola.

Asistí ayer a la charla “informativa” sobre las antenas de telefonía y tengo que decirles que resulto una experiencia muy decepcionante. Creo que este asunto es importante y que es muy irresponsable hacer ciertas afirmaciones sin un conocimiento profundo del tema. Es cierto que se ofrecía la posibilidad de establecer un debate y plantear preguntas tras la exposición, pero no hubo lugar a debate alguno ya que se apeló en todo momento a sentimientos y no a razonamientos. Además, la información técnica presentada fue de una pobreza extraordinaria y estuvo plagada de incorrecciones graves.

Hay, no obstante, varios puntos en los que estoy absolutamente de acuerdo con vosotros. Si existen instalaciones de antenas que no cumplen con los límites establecidos por los organismos internacionales hay que denunciarlo para que se tomen las medidas oportunas. Eso es incuestionable. Por otro lado también me parece razonable que se siga investigando si pueden existir efectos nocivos para la salud bajo determinadas circunstancias. Y digo que se siga investigando porque aún, a pesar de lo que ayer afirmabais, parecen no existir pruebas concluyentes al respecto.

Me chocó la insistencia de los ponentes en el uso de la frase “está científicamente probado esto y lo otro…”. Yo tengo una formación científica, me ha costado muchos años de trabajo y estudio entender una pequeñísima fracción del mundo que nos rodea y me ofende oír como se apela a la ciencia en busca de la credibilidad que no puede encontrarse aportando argumentos. Puedo asegurarles que muy pocas veces oirán a un científico pronunciar esa frase que, de hecho, es un signo inequívoco de que nos encontramos ante una persona que realiza afirmaciones sospechosas. Me molesta que no mencionasen que por cada trabajo científico que “demuestra” la peligrosidad de la tecnología inalámbrica (lo correcto sería decir que afirma) existe al menos otro que afirma lo contrario y que merece tanta credibilidad como el primero. Aunque ustedes no lo crean los científicos analizan constantemente todos los puntos de vista en pie de igualdad, insito, constantemente. No es honesto establecer que sólo aquellos trabajos científicos que apoyan nuestras tesis son los que merecen credibilidad mientras que los otros están pagados por compañías con intereses económicos y realizados por “malvados científicos sin escrúpulos”. Curiosamente se apela constantemente a la obligación de los estamentos oficiales de informar al público pero cuando se intenta informar de lo que es la radiación (de lo que se sabe que es, no de lo que se piensa o se cree que es) se tacha de manipulación. De lo que estoy completamente seguro es de que en los organismo internacionales competentes se valoran y estudian escrupulosamente todas las posturas y que los límites establecidos apelan siempre al principio de precaución al que tanto se mencionó ayer. Por eso es importante respetarlos.

Por favor, intenten definir más correctamente sus reivindicaciones, sean más razonables infórmense un poco mejor, pidan asesoramiento a personas con formación científica específica en este campo. Es importante porque muchas de sus reivindicaciones son razonables y merecen ser escuchadas y atendidas pero pierden fuerza y apoyos cuando se mezclan con afirmaciones catastrofitas, especulaciones e información poco contrastada.

Espero no haber resultado muy beligerante porque mi intención no es esa sino la de hacer una crítica constructiva. Apoyaría muchas de vuestras propuestas pero en los términos en que las planteáis actualmente, apelando a la fe y no a la reflexión critica, me resulta imposible.

Un saludo.

P.D: La hoja informativa que recogí en la conferencia “El experimento más grande de la historia” no mejora las cosas. Entre los muchos disparates que he podido leer allí está el de las microondas que fríen el cerebro. Un horno microondas es una cosa y un teléfono móvil otra muy distinta. La diferencia está en la potencia con la que emiten la radiación (potencia… palabra que no apareció ayer ni una sola vez). La potencia con la que emite un teléfono móvil es insuficiente para provocar un calentamiento significativo de los tejidos, eso es así, sencillamente no es posible. Y como esa un motón de cosas más… por favor, seamos serios que la situación lo merece.

Anónimo dijo...

PARA GASPAR :

Hola Gaspar , veo que tu crítica es constructiva , así que trataré de contestarte en misma línea .

Antes que nada te diré que yo no estuve en esa charla de Donosti , no se cual fué el nivel de la charla , si los ponentes fueron buenos o malos o mediocres , ¿estuviste en la del Colegio de Abogados de Bilbao? esa estuvo muy bién , los ponentes cuestan dinero y la gente hace lo que puede , no siempre se traen a los mejores , las operadoras no tienen ese problema a la hora de montar charlas , es decir , no tienen problemas económicos (a pesar de todo puede que tengas razón , no lo se...) , supongo que en el futuro habrá otras charlas .

Sobre lo de que hay estudios que dicen una cosa y otros que dicen otra , hombre eso ya jode un poco más , por que si estamos admitiendo que hay una controversia científica sobre un tema , mientras esa controversia no esté zangada , hay gente ya viviendo con antenas sobre su cabeza y las de sus familiares y claro , la gente tiene unos derechos , salud , propiedad , etc. , yo no se hasta que punto se puede poner estas cosas cuando existen esos derechos y ha quedado probado que "HAY CONTROVERSIA CIENTÍFICA" y no estamos hablando de la velocidad de la luz , sino de la vida de personas... .

Finalmente , recordarte que esos organismos internacionales , ya se equivocaron en el pasado con elementos como el amianto , talidomida , tabaco , etc. , por supuesto eso no quiere decir que se estén equivocando ahora , pero también ha quedado demostrado que son falibles , lo que desde luego me resulta muy extraño es que si un ser vivo , se introduce en un ambiente lleno de mas campos electromagnéticos que los habituales y lo hace de manera permanente , que esto va a ser como si estos no existieran , creo que es acientífico , influye , distancia , potencia y tiempo de exposición , además habrá que tener en cuenta también otras cosas como la fortaleza del indivíduo en cuestión (Carrillo fuma y no tiene cancer...) , luego también habría que tener en cuenta otras cosas como blindaje (en las antenas jodido , en los transformadores o líneas de alta tensión solucionable 100%) , frecuencia de las ondas (igual no todas las frecuencias son iguales , etc.) .

Gaspar dijo...

Hola Anónimo, gracias por tus comentarios. Me gustaría aclarar algunas cosas que comentas, espero no ponerme demasiado pesado... Este asunto de la contaminación electromagnética me preocupa y es por eso que soy tan insistente.

En primer lugar es cierto que existe controversia científica pero hay que matizar algunas cosas. La controversia es un ingrediente esencial del desarrollo científico, existe siempre. Todas las teorías están sujetas a un escrutinio constante. ¿Quiere esto decir que la ciencia no es capaz de alcanzar un conocimiento seguro de nada? Sí y no, sobretodo no. Me explico, la ciencia jamás será capaz de afirmar que se conoce con una certeza absoluta algo, es por eso que la afirmación “científicamente probado” no tienen sentido para un científico, pero lo que sí puede hacer la ciencia es establecer probabilidades. Cuando los científicos afirman que una teoría es cierta, o que está establecida, lo que debemos entender es que se ha probado muchísimas veces y que aún no se ha encontrado ninguna contradicción por lo que es extremadamente improbable que esta ley no se cumpla. Por ejemplo científicamente podemos afirmar que la levitación, por ejemplo, es extremadamente improbable, o dicho de manera más laxa, que es imposible. Eso es porque la validez de la ley de la gravitación de Newton esta bien establecida... aunque sea incorrecta. ¿Cómo?, ¿qué es incorrecta?, ¿en qué quedamos? La ley de Newton estrictamente hablando es incompleta, la “buena” es la teoría general de la relatividad de Einstein. Pero la ciencia avanza pisando sobre seguro y la incorrección de la teoría de Newton no es grave porque la nueva teoría que la sustituye no la invalida, sólo la completa, la amplia, con lo que dentro de determinados márgenes puede considerarse correcta. Con todo esto quiero decir que cuando se habla de ciencia y de que podemos descubrir cosas que no conocemos hay que tener presente que todo lo nuevo respetará lo que ya sabemos.

Por supuesto me estoy refiriendo a leyes fundamentales que tratan cuestiones muy simples, las leyes físicas. En biología y medicina la situación es muchísimo más complicada pero los principios que rigen su desarrollo son los mismos. Me hablas de fallos catastróficos que la comunidad científica a cometido con anterioridad (tabaco, amianto,…) y la verdad es que lo único que puedo decirte es que de los errores aprendemos todos, que sabemos muchísimo más que hace 10 años y que ahora, aunque no lo creas, somos más prudentes. No soy un experto en medicina y biología y por lo tanto no conozco los detalles relacionados con esos errores que se cometieron en el pasado pero sí se algo sobre radiaciones, que es la cuestión en la que estamos centrados ahora, y también conozco como funcionan los organismos internacionales a nivel científico. Cuando se establecen ciertos protocolos y márgenes de seguridad siempre se es muy conservador, esto es, se marcan unos límites que se sitúan muy por debajo de lo que se considera seguro. Los criterios para considerar segura una tecnología están basados en lo que conocemos razonablemente bien (en el sentido que comenté anteriormente). En el caso de las radiaciones hay unas cuantas leyes físicas fundamentales muy sólidamente establecidas y que garantizan que ciertas afirmaciones que se hacen tienen sentido. Te ahorro los detalles técnicos que nos permiten fijar unos niveles de potencia concretos de emisión o decir, por ejemplo, que una radiación de microondas, por muy potente que sea, no puede provocar (de manera directa) roturas de moléculas, pero si estás interesado te recomiendo este video. El caso es que en este momento, con controversia incluida, no existen trabajos científicos suficientemente testados que demuestren que existe algún mecanismo biológico que pueda dar lugar a enfermedades con los niveles de seguridad que se manejan en la actualidad.

Dicho todo esto, insisto en un punto. Existen unos niveles establecidos por los comités internacionales que deben ser respetados. Todas las afirmaciones, estudios, etc se basan en estos niveles y son importantes. Todas las aplicaciones médicas que se usan con éxito para curar, que funcionan (!), se basan en los mismos estudios que se usan para establecer los límites y están establecidos por los mismos organismos internacionales. Lo más productivo y lo que hay que reivindicar es que estos niveles se controlen y respeten. Para discutir sobre su rango de validez están los expertos que son gente bastante más responsable y preparada de lo que se cree. La ciencia avanza despacio pero pisa sobre seguro, como dije antes. No digo que jamás se vayan a encontrar evidencias sobre efectos biológicos de las radiaciones de baja energía y baja potencia lo que digo es que de existir, es muy improbable que sean catastróficos. Insisto, deberíamos concentrarnos en lo que se conoce y no en ensoñaciones. No se está jugando con la salud de nadie en lo que a niveles de seguridad se refiere. Aquellos con una antena en su casa o cerca pueden dormir tranquilos, siempre que se estén respetando los niveles de seguridad establecidos.

Es cierto que vivimos en un ambiente distinto al que existía cuando apareció la raza humana pero la consecuencia, hoy por hoy, de esta alteración es que en los países tecnológicamente desarrollados la esperanza de vida es mayor. Cuidado, no estoy defendiendo el progreso a toda costa ni hablo de calidad de vida (que es cuestión de gustos), hablo de una realidad, de un dato que está ahí. La medicina cura más vidas que la homeopatía, internet permite más y mejores comunicación a distancia que la telepatía, etc.

Un saludo y gracias otra vez por estar dispuesto a discutir y razonar las cosas, esa es la actitud que nos permite avanzar.

Anónimo dijo...

Mira , no te ofendas , voy a ser muy concreto , tu hablas de Newton , de telepatía y no se de cuantas cosas más que no me interesan , otra gente habla de sus familiares enfermos , es el problema que veo cuando hablas con un "científico" , que no hablamos el mismo idioma .

Tu dices "Me hablas de fallos catastróficos cometidos con anterioridad y la verdad es que lo único que puedo decirte es que de los errores aprendemos todos" , no Gaspar , amigo , todos no , el muerto no , la familia destrozada no , esa lo único que sabe es que la ciencia y el estado "se la han jugado" y que en esta vida no rigen las leyes de Newton ni las de la constitución , sino la de los fuertes y los débiles , o comes o te comen , yo no puedo permitirme "conjeturar" , me juego demasiado , esos ejercicios intelectuales , para los afortunados .

Al parecer tienes relación con la física , como tu dices la medicina no es tan exacta , pero te puedo hablar (y juro por Dios y mi familia que no te miento) , de catedraticos de medicina que no se fían mucho de la OMS (tampoco es que no se fíen nada...) , quieres saber los nombres de catedráticos españoles especialistas en bioelectromagnetismo que alertan del abuso de estas tecnologías , Gomez Perreta , María Jesús Azanza , Bardasano , Navarro (física aplicada Universidad de Valencia) , alguno ha asesorado al congreso de los diputados y al consejo de ministros en esta cuestión (no exagero) , Azanza acaba de hacer un estudio de radar para el ministerio de defensa , mira en quien gastamos el dinero público... , ¿te sorprendería saber que esta mujer ha estado vetada en un programa de televisión para no dar estas opiniones? , estudios quieres , Bioinitiative , Reflex , Interphone , en Israel (pueblo culto , económicamente desarrollado y tecnologicamente fuerte) , han prohibido las antenas encima de las casas , Alemania , Gran Bretaña o Francia , alertan ya moderadamente contra el wifi , en otros paises hay valles blancos , etc. .

Hay una frase que dice "cuando el hombre deja de creer en Dios , cree en cualquier cosa..." , ¿te sorprendería saber que hay jueces que van a los juicios sin haberse leido los expedientes? , ¿es perfecta la independencia de los jueces del Tribunal Supremo o del Constitucional? ¿y la palabra de los notarios? , se puede creer en todas esas cosas pero de manera moderada y crítica , lo mismo que en la OMS o en la ciencia , la ciencia y la justicia pueden ser mas o menos perfectos (pero el hombre , legislador o científico es la parte mas débil) , lo malo es lo que cada uno apuesta en ese debate , ESO SON PALABRAS MAYORES , unos elucubran y les sirve para pasar unas horas divertidas y otros apuestan a sus familias y al contrario que los otros (los que elucubran) , pierden si tienen razón , ya que si están en lo cierto , lo que se juegan son a sus seres queridos , si aciertan , pierden , si ganan el debate , han sido derrotados , por eso ojalá tú tengas razón , pero tampoco estoy muy dispuesto a apostar , antes que la ciencia están las personas , sinó esto es la selva , perdereis mas de lo que creeis ganar , aunque ahora no os deis cuenta .

Gaspar dijo...

Ciertamente, amigo anónimo, no hablamos el mismo idioma pero eso no quiere decir que no podamos entendernos más allá de las discrepancias que podamos mantener. Creo que quizás mi discurso resulte un poco frío, supongo que eso te ha hecho pensar que no me importa la salud de las personas y que sólo me preocupan las frívolas leyes físicas. Nada más lejos de la realidad, de hecho me dedico profesionalmente a la física aplicada a la medicina. Apelo a las leyes fundamentales porque es lo más parecido al conocimiento seguro que ha logrado la humanidad nunca y son la mejor guía para establecer afirmaciones con un alto grado de probabilidad de ser ciertas. Y no estoy jugando a nada cuando digo estas cosas, no son divertimentos, cuidado, la frivolidad está precisamente en dejarse guiar por sentimientos.

Obviamente no hay solución posible para aquellas personas que se ven afectadas de manera fatal por algún error de la tecnología o la medicina. Eso es indiscutible, pero es importante tener presente también que, al hacer un balance neto, la misma ciencia o tecnología no mata, salva vidas. Ya sé que lo de “balance neto” te va a sonar inhumano, a mi, en cambio, pensar en trabajar para aumentar la esperanza de vida de la población me ilusiona más allá de mis circunstancias personales. Y puntualizo, trabajo día a día para salvar la vida de personas con nombres y apellidos.

Por supuesto que te creo cuando dices que hay médicos y científicos con serias discrepancias y te agradezco la información que me facilitas porque pienso estudiarla con todo detalle. Conozco el trabajo de Bardasano. He leído su libro “Bioelectromagnetismo” en el que, por cierto, se presentan los datos de la OMS y se afirma que no existen evidencias para vincular las radiaciones no ionizantes con el cáncer, pero también sé que actualmente está presentando trabajos que afirman lo contrario. También estoy intrigado por los informes favorables que hizo sobre cierto artilugio semi-mágico (
gamma 7
) que afirma atenuar las ondas de los móviles. El caso de Gómez Perretta también lo conozco y me parece muy mal lo que ha ocurrido con él. Los trabajos de María Jesús Azanza y Navarro los desconozco, te agradezco mucho la información. Los informes que mencionas los conozco pero debo estudiarlos aún con profundidad, estoy en ello.

Por último, la ciencia no es cualquier cosa y las leyes que establece no son comparables con las que manejan los jueces. No pretendo explicar aquí en dos líneas (tampoco me considero capaz de hacerlo) cuáles son las diferencias que distinguen al conocimiento científico de otras formas de conocimiento y los motivos por los que el trabajo de los científicos es tan importante. Nosotros también luchamos por proteger a nuestras familias y nos esforzamos por producir, además, un bien común de un valor que, como puedo ver, no es siempre apreciado en su justa medida. No se trata de juegos intelectuales y desde luego no son divertidos te lo aseguro. Conseguir algo en ciencia es muy, muy difícil. Requiere un esfuerzo enorme y muy pocas veces, por no decir nunca, se obtiene ni tan siquiera un mínimo reconocimiento. Lo paradójico es que ni la sociedad reconoce nuestro esfuerzo, por no hablar de la imagen deformada que tiene de nosotros.

En fin, que mantengo mi posición abierta con respecto a este tema y pienso seguir investigando el asunto. Agradezco tus comentarios y la información que me has proporcionado. Un saludo.